martes, 24 de febrero de 2009

PADRES...



Somos unos padres que no queremos repetir con nuestros hijos los errores que los nuestros pudieron cometer con nosotros. Queriendo no caer en el mismo error, ahora somos los más comprensivos y dedicados a ellos, incluso llegando a ser sus "amigos", cosa que ningún padre podrá ser, por mucho que se lo quiera creer, lo que origina unos padres débiles e inseguros, lo malo de esto es que originamos unos niños beligerantes y poderosos.
Pasamos de un extremos a otro, ni tantas prohibiciones y represión, ni tanta permisividad y comprensión, que en la mayoría de las veces lo hacemos por ganarnos su "amistad". Hemos llegado a ser los últimos hijos regañados por sus padres y los primeros padres regañados por sus hijos. Los últimos que les tuvimos miedo a nuestros padres y los primeros que tememos a nuestros hijos. Los últimos que crecimos bajo el mandato de nuestros padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de nuestros hijos.
Y lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos no ser respetados por los nuestros. Hoy los padres, se consideran buenos, si sus hijos los quieren aunque no los respeten.
En fín, hoy me toca el día filosófico...pero "es lo que hay"...

11 comentarios:

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Nefer dijo...

Qué razón tienes! Las relaciones padres-hijos siempre tan complicadas... por eso yo no voy a tenerlos..

Besillos.

carla dijo...

Nefer, tampoco hay que ponerse tan drástica, de acuerdo que dan mucho por saco, pero también tienen su parte buena y de todas formas hay hijos para todos los gustos, lo mismo que padres, y la especie hay que salvarla...jajjajaja

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Yo siempre he dicho que nos ha tocado vivir la peor época doblemente:

Nuestros padres no nos daban la libertad que queríamos y los hijos ahora son bastante libertinos.

Los maestros no nos dejaban ni movernos un segundo y ahora a los alumnos/as no hay quien los pare un segundo.

Soy padre, hijo y Espíritu Santo... ¡perdón! Maestro. ¿En qué pensaba yo?

Franky dijo...

Con el paso del tiempo, me doy cuenta que indefectiblemente cada vez me parezco más a mi padre. Antes me daba miedo, ahora me da un poco de orgullo, porque lo quiero.

carla dijo...

Franki, es verdaderamente precioso lo que dices, espero que tu padre lo sepa...porque no puedes imaginarte lo que representa que un hijo diga eso..

carla dijo...

Gregory, en el fondo sois el Espiritú Santo...

Nokenicus dijo...

gracias por tu visita, jej y con rspecto a tu pregunta, si tengo 19 años, y si vivieras en el lugar en donde tengo que vivir y lidiar con personas ignorantes, también odiarias a todos, aunque no todo lo que puse en mi perfil es cierto, es que quise ser un poco origina y no caer en la monotoneidad de los blogger, y acotar un poco de humor.

sos bienvenida cuando quieras, saludos y un beso!!.

Aida dijo...

Estoy de acuerdo en que hay hijos y padres de muchos tipos, pero el respeto no puede venir impuesto. Yo tengo una madre de la que estoy totalmente orgullosa y a la que respeto más que a nadie en el mundo, y sin embargo, es mi amiga, mi mejor amiga.

carla dijo...

Pero siempre, las excepciones confirman la regla...

Amig@mi@ dijo...

sabes Carla?
varias de las cosas que dices en este post se lo escuché al juez Emilio Calatayud ( mira en internet) ayer en una super conferencia. Te va a gustar el post que estoy preparando resumiendola.
Un beso