lunes, 1 de diciembre de 2008

POR NAVIDAD


Mi hijo va a vernir a casa, como dice el anuncio: "por Navidad". No se lo que siento, sobre todo miedo, desconfianza un montón de cosas más, que se mezclan y que me hace estar en un estado que ni yo misma sé. No creo que venga por lo maravillosas y familiares que son las navidades, en que todo el mundo tiene que ser feliz, aunque realmente no lo sea, simplemente viene porque literalmente está sin un duro y claro para eso estamos los "papis", para cuando no hay otra solución. No creo que sienta la necesidad de ver a la family, ni nada por el estilo, nunca reconocerá que le han ido mal las cosas y que no tiene más narices que volver, solo nos pretende convencer que: "viene a casa por Navidad" y se piensa que nos ha convencido, y claro nos hacemos los tontos, así somos los padres, por mucho que nos hagan, con tal de no verlos en situaciones que nosotros no queremos, cedemos y hacemos creer que nada pasa. Ni siquiera se cual va a ser mi comportamiento, y es lo que me da miedo, porque realmente no siento ninguna alegría, como suele decirse, no siento "ni frío ni calor", pero de lo que estoy convencida es de que no quiero reprochar ni discutir, no, no quiero, y espero conseguirlo.

3 comentarios:

Sherezade dijo...

Amiga, no se trata de lo "bonito" o atractivo q parezca un blog.... los colores, diagramación y hasta el exceso significan NADA si no es capaz de comunicar, y vos en este breve tiempo has conseguido proyectar mucho más de lo q te imaginas.

Te leo y NOTO, y eso es "irreproducible"

Ahora prontísimo te verás enfrentada a una experiencia de vida mayor...un reencuentro,tu hijo, él vuelve. Esperemos, confiemos y deseemos q todo fluya favorablemente por q ustedes son más q dos.

Besotes y mucha suerte!!
gracias por tus saludos.

Jose dijo...

Espero que las cosas salgan lo mejor posible para ti y tu hijo.

Disfrutad la navidad, disfrutad la vida, disfrutad de los problemas que nos hacen valorar cuando nos va bien.

Cuando tú le das un pescado a una persona, sólo comerá una vez. Cuando le enseñas a pescar, podrá comer toda la vida.

Éxito!

francisco dijo...

Hola Carla, quiero acompañarte en esas sensaciones que explicas.
Creo que aciertas en no entrar ahora en reproches ni discusiones.
Pero quizás sí tenga sentido ir viendo cómo poder hablar con tu hijo de las cosas que os distancian.
Eso puede ser difícil, pero os acercaría.
Tal vez el blog te sirva también para eso, quién sabe...
Un saludo.