lunes, 19 de enero de 2009

QUERER


Ayer fuimos a comer con unos amigos, estabamos agusto, por supuesto salieron varias discursiones sobre el tema protagonista que hay en una reunión de hombres y mujeres, y más si son matrimonios. Los hombres se defienden a capa y espada, ellos nunca son culpables de nada, pero no se como, siempre acaban defendiendose de algo, supongo que es porque en el fondo se sienten culpables...¿porque será?. El tema, es el monotema cuando se está de broma y con risas, osease, la infidelidad entre hombres y mujeres.
Nosotras estabamos como una piña, nadie sería capaz de bajarnos del burro, además con todo lo que deciamos sentabamos catedra, faltaría más.
Nuestro argumento era el siguiente: Los hombres cuando dejan a su pareja es porque tienen a OTRA esperandolo con los brazos abiertos, que sino, ni de coña dejan su "hogar dulce hogar". Mientras que las mujeres cuando se hartan se van y punto,pegan el portazo, no necesitan a nadie que las este esperando, supongo que será porque nos apañamos muy bien solitas, mientras que ellos necesitan una especie de "mamá",amante,amiga,psicologa,etc,etc...
Además hoy estan multiplicandose como setas las mujeres martires, que hacen creer que son las mas desgraciadas del mundo y por supuesto ponen esa carita de gatito abandonado o de ese perrito que te dice:"yo contigo nunca lo haría, no me abandones",y claro ELLOS caen empicados, se creen los heroes de la pelicula, e intentarán salvarla de sus desgracias.
Lo malo es cuando ELLOS se dan cuenta que han metido la pata hasta el fondo y que la tal "martir" no es lo que parecía y ella cuando ha visto que la cosa se ponía sería desaparece sin más explicaciones ,y lo peor es que él estaba preparando las maletas para empezar "una nueva vida". Así que se queda sin esa mujer maravillosa, profunda, amable, cariñosa,algunas veces mucho más joven que él,que lo comprendía y sabía entenderlo,en fín, el no va más. Pero a pesar de todo, no se va y empieza esa nueva vida, aunque sea solo,NO, vuelve a su casa con su pareja de toda o casi toda su vida como si nada hubiera pasado.Lo que no sabe es que la que siempre ha estado esperandolo en casa,sigue esperandolo y lo esperará aunque sepa de la existencia de esas mujeres MARTIR, porque ella simplemente LO QUIERE.

4 comentarios:

Aida dijo...

Esto de las relaciones afectivas es complicado. No basta (ni debe bastar) con querer. Hacen falta toneladas de respeto. Sin esa base, nada llegará a buen puerto.

carla dijo...

El problema es que muchas mujeres por amor aguantan lo indecible, y se olvidan de ese respeto que siempre tiene que haber...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Ahí, ahí, dándonos caña, que nos la merecemos por ser jugadores tramposos: un as bajo la manga. Si yo hubiera estado te habría dado la razón. De todas formas, siempre es malo generalizar, ¿eh?

carla dijo...

Bueno, ejem..., sin generalizar, valeeeee....