miércoles, 21 de enero de 2009

HIJOS


En una de mis entradas os hablé de un hijo que tengo que se había ido de casa de malas maneras, bueno pues no es un hijo, es una HIJA,no se porque no dije la verdad, supongo que fué porque era al principio de escribir en el blog y decir la realidad era como desnudarme demasiado ante personas que ni siquiera conocía.
Yo creo que siempre le dimos todo, demasiado, ahí nuestro fallo. Vino por Navidad, como el turrón, pero en vez de intentar que la situación fuera llevadera,los días en los que estuvo fueron insoportables. Vino prepotente, sobrada, egoista, chula, en fin, no voy a seguir porque en resumidas cuentas es mi hija, y me duele no sabeis cuanto.
El día 26 de Diciembre se volvió a ir, ni siquiera se despidió de nadie, ni de su hermano, nunca lo entenderé. Hasta hoy no hemos sabido nada de ella, nos propusimos no llamarla por teléfono para ver que es lo que ella hacía y cuanto aguantaba. Siempre la hemos llamado nosotros, y ni siquiera nos decía su dirección. Hoy ha llamado a su padre(él no le ha cogido el teléfono), luego me ha llamado a mí(siempre dijo que a mi no me llamaría, debo ser la peor madre del mundo),pero tampoco le he contestado a la llamada. No sabeis como estoy de los nervios, pero tengo que aguantar, quiero que sepa lo que es que la gente, la familia, te ignore, como ella ha estado haciendo hasta ahora.
Pretendemos que no se sienta protegida por nosotros, que sepa lo que es estar sola y depender de una misma, hasta ahora siempre hemos sido nosotros los que le hemos sacado las castañas del fuego. Ella no sabe que todo lo que ha conseguido hasta ahora es a través nuestro, porque sin decirle nada, nuestros amigos han estado detrás, incluso son los que le han buscado trabajo.
Ahora se acabó, no aguanto más desprecios. Ya sé que es mi hija, pero hasta el amor maternal tiene sus limitaciones, y los malos tratos, aunque sean psicológicos no sabeis lo que duelen, y ella me conoce perfectamente y sabe como hacerme daño,cosa que yo soy incapaz de hacer con ella. Siempre la protejeré, pero ahora a de aprender a valerse por si misma y saber lo que es estar SOLA.

3 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Difícil situación pero comprendo perfectamente esa decisión. Si son mayores y desean irse, forzarlos a quedarse lo único que hace es empeorar las cosas.

Hay que tener cuidado de no ser ni demasiado concesivo ni tampoco intransigente. Hacéis bien en tensar un poco la cuerda para que se dé cuenta de que la vida no es de color de rosa.

De todas formas, no se debe tensar demasiado porque al final se rompe. Si os ha llamado y no habéis contestado, es hora de que recibáis esa llamada (estilo hijo pródigo) o terminad llamando vosotros. Al fin y al cabo, una hija es una hija.

Suerte

carla dijo...

Es muy complicado, demasiado, son situacines en las que no sabes como obrar o si lo estas haciendo bien. Cuando son menores puedes controlar la situación, pero al ser mayores de edad no puedes hacer nada, solo intentar que se den cuenta que la vida no es de color de rosa...hoy en día la madurez y responsabilidad llega mucho mas tarde y se creen con derecho a todo, pero sin deberes. No sabes como nos gustaría llamarla, pero se tiene que dar cuenta que los "papas"no estan siempre a su disposición,que es lo que hemos estado haciendo hasta ahora...

SAC dijo...

Hola, verás creo que hay muchos hijos e hijas que no son conscientes del papel que juegan los padres en sus vidas.

Como hija, en una situación totalmente diferente de la tuya, puedo decir que ojalá mis padres miraran por mi y mi hermana en lugar de mirar por ellos, es muy duro no contar con un refugio paterno y sobre todo materno ( al menos en mi caso)

Espero que todo te vaya bien y ella recapacite.

sac86.blogspot.com