jueves, 12 de noviembre de 2009

"MAM"



Hoy me encontré con ella. La fui a buscar, hacía por lo menos ocho años que no nos veíamos.
Cuando llegué a Valencia, hace quince años, fue la primera amistad que hice, enseguida nos llevamos bien y además éramos vecinas.
Es diez años mayor que yo, pero a muchas mujeres de mi edad ya les gustaría tener su vitalidad. No para en casa, por eso mientras iba por la calle, miraba pensando que seguro estaría por alguna tienda hablando con la gente. Y no me he equivocado…allí estaba, habla que te habla y sin quitar la sonrisa de su boca.

Cuando la conocí acababa de morir de leucemia su hijo pequeño, de cuatro años. No te lo contaba con tristeza , ni para hacerse la martir, ni siquiera la ví derramar una lagrima. Te lo contaba con rabia, completamente enfadada e intentando que alguién le explicara el porqué. Te contaba como se iba con el pequeño a la estación de madera, para darle de comer, era la única forma de que el niño, viendo los trenes, comiera algo…Es enfermera y sabía perfectamente lo que era esa enfermedad en un niño.

Al poco tiempo, tres o cuatro meses desde que la conocí, la dueña de una tienda de "todo a cien" se quedó embarazada. Al ser china, no se enteraba de nada y se hacía verdaderos líos con los médicos, las revisiones, en fín, con todo. Y mi amiga la acompañaba y la ayudaba, incluso la reñía cuando no seguía las indicaciones de lo que le decía el médico.
Cuando dió a luz, mi amiga no paraba, se hacía cargo de la madre y del niño, de un lado para otro, llevando su casa y controlando a la recién estrenada mamá con su retoño. Poco a poco, se hizo cargo del bebé. Y la madre encantada de la vida. Mi amiga no pedía nada a cambio, no quería que le pagaran, no quería nada, simplemente quería cuidarlo y tenerlo con ella. Siempre decía: “Un día se le olvidará darle el bibe y la mato…”así que al final era ella quien se lo daba…

Mi preocupación era que cuando los chinos volvieran algún día a su país, se le partiría el alma. Volvería a perder a otro pequeño.
Pero no fue así, hoy la he visto y el niño ya tiene trece años, la llama “mam” y vive con ellos. Es uno más de la familia. Los padres se fueron a vivir a Barcelona y se lo dejaron, los ven de vez en cuando, la relación con ellos es buena, pero dice que apenas vienen a verlo, cosa que al niño, creo que no le importa mucho…

No se quién de los dos ha hecho más por el otro. Ella ha intentado darle todo el cariño y cuidados que no pudo darle a su pequeño y él ha tenido una madre que creo que no puede ser mejor…

18 comentarios:

RMC dijo...

Hola paisana, tienes un bonito blog, con bellas imagenes,
y es un placer leer tus textos.

Que tengas una feliz semana
un beso
RMC

Aida dijo...

Curioso caso. Ojalá puedan estar siempre juntos...

Juan Carlos dijo...

No es padre el que engendra ni madre la que pare si no la persona que establece los lazos. No hay vuelta de hoja. Y si no que se lo digan a mi vecina y a su hija que siendo china (la hija) tiene un enorme parecido con SU ABUELO PATERNO, que es de un pueblo del norte de Segovia. Así que como para decir que lo importante son los genes.

STEVE dijo...

Eso, después de la que has liao me sales con esta historia tierna y entrañable... ya eres una valenciana más, si, por lo que veo. jejejejeje bueno, eso es otra historia.

carla dijo...

RMC, gracias por tus piropos...

Aida, supongo que sí, que estarán siempre juntos...

carla dijo...

Juan Carlos, si yo te contara sobre este tema de los genes o de la típica frase "es que es de mi sangre", pá troncharse...algún día escribiré algo...

Steve, jajja...si es que soy muy polifacética, ya me lo decía mi madre: "niña a ver si te aclaras...". Un besote.

Amig@mi@ dijo...

Entrañable Carla,
Sé de una historia parecida con dos gemelas chinitas a las que ha criado la madre de una amiga. Se vé que para los chinos el desprenderse de sus hijos cuando saben que van a estar mejor que con ellos es normal.
ME ENCANTÓ!
Un abrazo

Álvaro dijo...

¡Qué cosas!

alma máter dijo...

Una historía conmovedora.

Un beso fuerte!

carla dijo...

Montse, no sé, supongo que son distintos...a nosotros no nos separan de nuestros hijos ni a gorrazos, aunque lo estemos pasando mal. Besotes

Alvaro, si solo fueran cosas como estas...

Alma, me encanta que te guste la historia.

Ana dijo...

Pues si que es curiosa la situación.
Que suerte tu amiga y el niño, me da que la madre verdadera no estaba muy por la labor. O no hubiera marchado sin su hijo,¿no?

Besitos

ella dijo...

Que historia mas bonita, tu amiga es una gran persona!!
Un saludo

mamuma dijo...

Es una buena persona

Gala dijo...

Bonita historia con un final muy feliz.
Me alegro de que esa madre volviera a llenar un trozito de su corazón herido.

Un besito

carla dijo...

Ana, todos salieron ganando, los padres biológicos...no sé...supongo que tienen otra concepción y costumbres. Se acomodaron a que ella les cuidara a su hijo.

Ella, no tengo la menor duda, y eso que ultimamente no hemos tenido contacto, pero es de las personas que sabes que están ahí.

mamuma, sin duda.

Gala, fué lo mejor que pudo pasarle.

Frabisa dijo...

Vaya pedazo de historia más emotiva y preciosa nos has contado.

Enhorabuena también por tener esa amiga, menudo ser humano es.

Una historia triste con final feliz.

un beso, Carla

IBE dijo...

MENUDA SUERTE Y MENUDO REGALO PARA AMBOS.

carla dijo...

Frabisa, son de esas historias que viene bien contarlas para ver que aún hay gente fenomenal.

Ibe, desde luego que fué el mejor regalo y mi amiga supo disfrutar de él...